Matemáticas en tu mundo

 

Matemáticas

y Cine

 

  

UN DON EXCEPCIONAL

Ficha técnica.- Título: Un don excepcional (Gifted). Director: Marc Webb. Actores: Chris Evans, Jenny Slate, Octavia Spencer, Lyndsay Duncan, Mckenna Grace, Keir O'Donnell. Guión: Tom Flynn. Música: Rob Simonsen. Producción: FilmNation Entertainment/ Fox Searchlight Pictures/ Grade A Entertainment. EE.UU. 2017.

Argumento.- Mary Adler es una niña de 6 años con unas dotes extraordinarias para las matemáticas. Su abuela, Evelyn Adler, era matemática y dejó la investigación al casarse. Volcó su frustración por ello en su hija, Diane Adler, quien llegó a ser una matemática de primera línea, dedicada a las ecuaciones de Navier-Stokes, uno de los mayores retos matemáticos pendientes de solución. Diane se suicidó, encomendando el cuidado de la pequeña Mary a su hermano, Frank Adler. Cuando Mary alcanza la edad de escolarización obligatoria, debe ir a clase a su pesar. Ella está a un nivel muy superior. Mientras sus compañeros hacen sumas sencillas, ella progresa de forma autónoma y ya lee libros de ecuaciones diferenciales. Pese a su oposición, Frank le insiste en la necesidad de ir al colegio, donde jugar y hacer amigos.

Mary y Frank viven de forma humilde pero en perfecta armonía. La súbita aparición de la abuela, mujer enérgica y adinerada, romperá esa placidez. Evelyn pretende la custodia legal de Mary para tutelar su educación en centros de superdotados, con el objetivo no disimulado de que la pequeña emule a su madre y algún día llegue a completar su investigación inconclusa, alcanzando con ello la fama mundial. Frank se opone, sospechando que el trágico final de su hermana Diane algo tuvo que ver con esas presiones, y defiende una infancia feliz para Mary. Comienza una batalla legal, donde se enfrentan la firme determinación de Evelyn con las incertidumbres de Frank; la apelación a no desaprovechar un talento único con el derecho a crecer en sociedad; el dinero y la ambición de Evelyn con el amor de Frank.

Ecuaciones de Navier-Stokes.- Estas ecuaciones constituyen el sexto de los llamados "siete problemas del milenio", siete retos planteados en el año 2000 por el Instituto Clay de Matemáticas, cuya solución está premiada con un millón de dólares en cada caso. En el hall del MIT (Instituto Tecnológico de Massachussets) hay una pared que espera los retratos de quienes alcancen esos retos. Como dice Evelyn a su nieta Mary ante ellos, si consigue resolver Navier-Stokes alcanzará la Medalla Fields (máxima distinción en Matemáticas) y, dadas las implicaciones de dichas ecuaciones, probablemente también el Nobel de Física; pero, sobre todo, "tu nombre vivirá para siempre". Hasta la fecha solo el ruso Grigori Perelman (1966) ha conseguido resolver uno de ellos, la Conjetura de Poincaré. Fue muy comentada su renuncia al premio.

Navier-Stokes es un conjunto de ecuaciones en derivadas parciales no lineales que describen el movimiento de un fluido. Relacionan las variables de velocidad, presión, temperatura y densidad. Su resolución tendrá importantes aplicaciones a los fenómenos físicos de turbulencias. De momento, en ausencia de una solución analítica, en la práctica se recurre a aproximaciones mediante análisis numérico. En el desenlace de la película, esas ecuaciones tendrán un papel decisivo que no debemos desvelar.

Bien asesorados.- En los títulos de crédito finales se lee "Asesoría matemática: Terence Tao, Jordan Ellenberg, Russell Caflish y Nicholas Broom". Es una asesoría de primer nivel.

Terence Tao (1975) es un matemático australiano, ganador de la Medalla Fields en 2006, que en su día fue apodado "el Mozart de las matemáticas" por la precoz expresión de su talento (ver portada en la imagen). Con 7 años ya estudiaba Secundaria. A los 10 años se entrevistó con Paul Erdös y ya concursó en la Olimpiada Matemática Internacional, donde a los 13 años era el medallista de oro más joven de la historia del certamen. Tao es profesor en UCLA (Universidad de California Los Ángeles), experto en varios campos de las matemáticas. En particular, lo es en las ecuaciones de Navier-Stokes y se considera que es quien más cerca ha estado de su resolución.

La productora Karen Lunder quería alcanzar la máxima corrección en las expresiones matemáticas que se vieran en pantalla, así como respeto y fidelidad hacia los procesos mentales y vitales de una niña superdotada, lo que le llevó a contactar con Tao como una autoridad en todo ello. Su estancia en UCLA le condujo a su vez a Jordan Ellenberg (1971), otro matemático, profesor en la Universidad de Wisconsin y  autor del libro How Not to Be Wrong: The Power of Mathematical Thinking (Penguin Books 2014), cuya lectura le indicó que su asesoría era indispensable.

Ellenberg (en la imagen) había aprendido a leer por si solo a los 2 años, viendo Barrio Sésamo en televisión, sin decírselo a sus padres, y siguió una senda de excelencia temprana en varios terrenos del conocimiento. Declara: "La historia de Mary que se cuenta en la película refleja la mía propia". Habla del "tira y afloja" que sienten muchos padres "cuando su hijo tiene pasión, talento, habilidad y amor por algo. Quieren permitirles que lo desarrollen, ¿verdad? pero al mismo tiempo siempre hay que recordar que un niño es un niño. Los niños no son el genio que poseen. Primero son personas". Y añade: "En ocasiones la gente considera el talento matemático como si fuera un yacimiento de petróleo. No se puede tratar a una persona de la misma manera que a un recurso natural, así que siempre es un desafío". "Alguien podría decirte que los niños superdotados necesitan estar entre los de su misma especie" y "yo creo que esa forma de pensar es muy peligrosa". "Si vas a vivir en este mundo, vas a pasar la mayor parte de tu tiempo entre personas que no piensan precisamente en matemáticas".

Con la asesoría de tan acreditados matemáticos precoces, quería Lunder asegurar que los desarrollos matemáticos que fueran apareciendo en pantalla correspondieran tanto al problema de referencia como al camino de aprendizaje que debiera llevar a Mary hasta él. Es una autoexigencia digna de elogio, bien alejada de la escritura de fórmulas sin sentido que hemos visto en otras películas. Asimismo, esperaba enriquecer con sus experiencias el personaje de Mary. La implicación de Ellenberg fue más lejos, llegando a protagonizar en la película un breve cameo como profesor de matemáticas universitario; es decir, haciendo de si mismo.

También Lyndsay Duncan, la veterana actriz que interpreta a la abuela Evelyn, se entrevistó con la madre de Ellenberg para conocer de primera mano las alegrías y retos que supone criar a un hijo superdotado. Ello revela la voluntad de dotar al personaje de matices más sutiles y profundos de lo que  en principio se le pudiera atribuir por su papel en la trama. Duncan considera que Evelyn "no es el personaje villano de la historia", sino que intenta dar a la niña lo que considera mejor para ella (bienestar económico y desarrollo de su talento).

A su vez, el guionista Tom Flynn declara que su propia hermana también es superdotada: "He convivido con una mente brillante toda mi vida y he aprendido lo importante que es también saber divertirse; si mi hermana no lo hubiera hecho, podría haber sido muy desdichada".

Mary ante el regalo que le hace la abuela a su llegada

Comentario.- En otros casos de películas con presencia matemática ha sido habitual en esta sección la búsqueda del "gazapo". En esta sobra el intento. No seré yo quien enmiende a Tao ni a Ellenberg. Tan solo dejaré constancia de esos elementos matemáticos que se suceden en pantalla:

      * En la clase de 1º de Primaria, Mary revela a todos su talento mediante cálculos aritméticos fuera del alcance de sus compañeros. Es este un lugar común a otras películas donde también el talento singular es reconocido en el cálculo, lo cual constituye una asimilación inexacta. En este caso, mientras los demás niños están calculando 1+1, 2+2 ó 3+3, Mary expresa su tedio ante tales simplezas y la maestra le pone  a prueba sucesivamente con 9+8, 15+17, 57+135 y 57·135. Mary añade, de propina, la raíz cuadrada. La maestra debe comprobar con su calculadora el resultado que Mary calculó mentalmente.

      * Frank, para no destacar a su sobrina, atribuye esa gran capacidad de cálculo al Método Trachtemberg. Este método consiste en una serie de patrones que facilitan el cálculo y que fue desarrollado por el ruso Jakow Trachtemberg para entretener su mente durante su cautiverio en un campo de concentración nazi.

      * Para atender a su talentosa alumna, la maestra le ofrece hojas de ejercicios más avanzados. En estas podemos ver cálculos con radicales, expresiones algebraicas racionales, inecuaciones de primer grado con valores absolutos y cálculo de áreas por descomposición en figuras simples. Todo ello corresponde a diferentes niveles de ESO.

      * Evelyn regala a su nieta, además de un ordenador portátil de gama alta, un libro del autor Charles Zimmer, con título Transitions in Advanced Algebra. No he podido verificar esa referencia.

      * Más adelante, Mary resuelve en casa ejercicios de funciones.

      * Cuando Evelyn lleva a Mary al MIT para que se acredite su talento, un profesor le propone el siguiente problema de cálculo integral:

Aunque parece que Mary sea derrotada por el problema, pronto comentará: "Estaba mal. Olvidó el signo negativo en el exponente. Todo se vino abajo ahí. El problema no tenía solución". Abuela y nieta regresan al MIT y Mary resuelve el problema, tras corregir el enunciado con un signo menos y un valor absoluto. Cuando le preguntan "Si lo sabías, ¿por qué no lo dijiste?", responde "Frank dice que no está bien corregir a la gente mayor. A nadie le gustan los listillos".

      * Mary recibe clases particulares tramadas por su abuela. En la pizarra se entreven integrales triples y la función gamma, aparte del clásico gráfico de la integral definida. Más adelante, vemos ecuaciones diferenciales relacionadas con Navier-Stokes.

       * En otras clases colectivas, junto a estudiantes mucho mayores, Mary atenta toma apuntes del profesor (que interpreta el citado Ellenberg). Este habla de teoría de números, en concreto de congruencias y de particiones, citando a Ramanujan (en el reciente biopic del genio indio El hombre que conocía el infinito, había una larga alusión al cálculo de particiones).

Un hecho a destacar en esta película es que el genio matemático sea encarnado por mujeres, aspecto que algún día será irrelevante pero que sigue siendo destacable cuando todavía se publican periódicamente artículos que plantean la supuesta inferioridad femenina en este campo.

La película, en cuanto drama, es correcta y no cae en la sensiblería, sin por ello eludir las emociones.

 

 

 

 

   

 

 

 

 

 

(C) José María Sorando Muzás

matematicasmundo@gmail.com